Categories Sin categoría

Odarda contenida por las encuestas pero muy abajo

En la encrucijada de las encuestas que inteligentemente se difundieron desde el gobierno provincial, la senadora se muestra conforme con un número que la posiciona por primera vez, por encima de otros candidatos. Pero, lo que la senadora no sabe es que se trata de un número mentiroso que utiliza el gobierno para tenerla contenida, mientras se rompe la cabeza para evaluar cómo hará para desprenderse de los socialistas.

Si hay algo que la caracteriza es que siempre ha utilizado a las alianzas para ubicarse ella y dejar al resto colgados de donde puedan y el Partido socialista de Río Negro eso lo sabe bien, porque no sería la primera vez que Odarda los usa y después los descarta.

Lo que nadie se atreve a decirle a la senadora, incluso se habla en su fuero íntimo, aunque sin ella, es que la encuesta le da muy mal, porque le pesa justamente la herencia de lo mal que le ha ido a los propios y a los ajenos que intentaron alguna chance con ella. Parece que ya nadie se quiere sentar con Odarda y que manda a sus secuaces a provocar espacios políticos y todo va bien hasta que la nombran, ahí se vacía la mesa. Hace unos días, un abogado que trabaja con ella dijo que el próximo paso era hacer política en Chubut, donde nadie la conocía porque nadie puede parar la ambición que la domina y a la hora de hacer el “armado”, no tiene escrúpulos y problema en que cualquiera vaya en cualquier lugar de la lista, siempre que ella la encabece. Lo que no se dio cuenta el abogado fue que había personas en ese lugar que escucharon y después comentaron… UPS.

Weretilneck no es tonto y eso lo sabe muy bien, por eso juega el típico juego de mantenerla inflada para que parezca una incondicional y sobre el final de la recta la dejará libre. Según se supo por las propias palabras del abogado, la senadora está muy por debajo de la chica Soria en las encuestas  y eso, de trascender, la volvería loca, porque “ella se banca perder con cualquier hombre, lo que no soporta es perder con una mujer…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *