Categories Río Negro

Desde el destierro todo manotazo parece de ahogado

De quedarse sin partido al ser desplazada por la propia Lilita Carrió, después de que evidenciaran su juego unipersonal, Magdalena Odarda, escasa de argumentos, se dedica a la pirotecnia.
Podría ser inconcebible pero es casi como el resultado esperado, expresan quienes en alguna oportunidad fueron sus seguidores y con pesar también indican que fueron sus compañeros partidarios.
Pero pareciera que la senadora Magdalena Odarda, lejos de formar equipos y reconocer a sus correligionarios, “siempre ha sembrado a su alrededor” para ser ella y sólo ella quien coseche. “Esa forma mezquina de hacer política le ha dado resultados pero todo tiene un fin y con el tiempo todo se sabe…” así se refirió Odarda, Cristina Painefil, concejal de Bariloche que ahora también se encuentra en una encrucijada ya que ingresó al Deliberante por medio de una alianza entre la Coalición Cívica y juntos Somos Bariloche, el partido que responde al intendente Genuso y al Gobernador.
Painefil, que a pesar de sus reclamos hacia la Senadora ha obrado del mismo modo en su territorio, no sabe para dónde disparar cuando su líder (Odarda), golpea a Weretilneck que es quien la sostuvo en la lista de concejales en Bariloche.
“Ese es el típico cruce de traiciones a los que está acostumbrada Magdalena”, dijo la edil, sin embargo, parecería que a pesar de querer escaparse al hundirse el barco, Painefil correrá el mismo destino que Odarda, ya que si bien aprendió rápido no cuenta ni con la experiencia ni con las virtudes de su mentora.
Y en ese efecto dominó, donde Magdalena Odarda se quedó sólo con los 35 asesores que paga (pagamos) del Senado (militancia rentada), la abanderada de causas embebidas en cinismo, parece que no ha encontrado nicho para expresarse y encontró nada más y nada menos que el de la “pirotecnia”.
Días atrás, publicaba en algunos medios regionales una nota de opinión donde hacía referencia al uso de la misma, asegurando que “es una actividad permitida en casi todo el país, sin embargo hay que tener en cuenta que su prohibición significaría la protección de los bienes jurídicos más trascendentes que son la vida, el ambiente y la salud”.
No contenta con ello, la Senadora se atrevió a indicar que “el caso Cromagnon dejo al desnudo el peligro que implica la pirotecnia que termino con la vida de 194 niños y jóvenes. Luego se sucedieron otros hechos en recitales y canchas de futbol que fueron repudiados”.
Alguien se preguntaba por estos días si “no sería mucho el desgaste que la parlamentaria experimentaba en temas tan trascendentes para la Nación” y otros respondieron que “no”, al parecer, se encuentra en su justa y lógica medida.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *